Ayuda  |  Ingresar  |  Crear Cuenta
...

Mercado Negro: la feria de publicaciones comunitarias, autogestivas e independientes del ECuNHi

 Sitio Web 

El Espacio Cultural Nuestros Hijos, de las Madres de Plaza de Mayo, abre sus puertas a editoriales independientes, cooperativas gráficas, revistas autogestivas y emprendimientos culturales con el fin de impulsar y dar a conocer sus producciones y proyectos. Esta iniciativa parte de la premisa de la cultura y la comunicación como derechos básicos de todos y constituye una apuesta por la configuración de un circuito editorial y mediático cada vez más plural y social. El Mercado Negro tiene varias razones de ser. En primer lugar, se propone crear un espacio que funcione como canal de comercialización e intercambio de libros, revistas y todo tipo de publicaciones, como manera de garantizar el acceso y la participación de actores que ocupan una posición marginal en la producción cultural (social-comunitarios, autogestivos, independientes, sin fines de lucro) y que se orientan hacia la economía social. Lo que se intenta, por un lado, es rescatar y potenciar esas otras lógicas de trabajo que tienen que ver con la asociación, el cooperativismo y criterios que no son los del mercado (exclusivamente), sino que apuntan a trabajar la comunicación y la cultura como un bien social. Por otro lado, se proyecta posicionar a los autores y la literatura que estos actores eligen publicar, una literatura, muchas veces, ignorada y al margen del canon. En segundo lugar, el Mercado Negro tiene como fin visibilizar ciertos reclamos y campos de conflicto alrededor de la industria editorial. Se busca que el proyecto de ley de fomento a medios gráficos culturales, que vendría a completar la ya sancionada Ley de Servicios Audiovisuales, tome estado público y sea apuntalado desde las diferentes perspectivas y realidades que existen en la cadena editorial. Mercado Negro se plantea, no solo como un canal de comercialización de la economía social, sino también como un espacio de intercambio de saberes, por lo que se ofrecerán una serie de actividades -simultáneas a la feria- que incluirán mesas de debate, lecturas, capacitaciones para expositores y talleres a cargo de los emprendedores participantes. En tercer lugar, el Mercado Negro viene a sumarse a una serie de políticas públicas estatales llevadas adelante por diferentes Ministerios nacionales, tales como el de Desarrollo Social o el de Cultura1, y entidades como la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares (de Presidencia de la Nación). Estos, entre otros organismos, han venido desplegando diversos programas para capacitar emprendedores culturales y fortalecer su producción. Esta iniciativa se propone, por un lado, colaborar en la dinamización de ese circuito -como espacio de comercialización justa- y por otro, difundir el trabajo llevado adelante por estos organismos estatales y sus emprendedores, tanto entre el público participante, como también entre otras gráficas o editoriales que participarán del encuentro y que son potenciales beneficiarias de los mencionados programas. Frente a un mercado editorial y comunicacional altamente monopolizado, el fin último del Mercado Negro es el de democratizar la palabra, posicionando los derechos a la comunicación y a la cultura en el centro del debate público. Bien sabemos lo que le ha costado a nuestra sociedad el monopolio informativo, las visiones parcializadas, la desinformación deliberada, las omisiones y los ocultamientos, la ambigüedad semántica, la tergiversación, el borramiento de sujetos colectivos, de sus luchas, de sus conciencias históricas. Estamos convencidos de que este cambio de paradigma permitirá sentar bases más democráticas para reconfigurar el sistema editorial y mediático y, a su vez, ampliar las oportunidades políticas para abrir el juego a actores que producen desde los márgenes. Porque creemos que ahí está el desafío: en la construcción de una mirada más amplia, más abarcadora de la riqueza cultural que existe en nuestro país. Nadie puede hablar por el otro: cada autor, cada comunicador, cada medio tiene una voz única e irremplazable.