Ayuda  |  Ingresar  |  Crear Cuenta
...

Falleció la poeta y activista femenina Hilda Rais

Escritora, poeta y activista de género argentina. Integró la comisión que logró la sanción de ley de patria potestad compartida en 1985, Integró grupos de acción feminista y de derechos humanos relacionados con la diversidad sexual, como la Unión Feminista Argentina (UFA), Grupo de Política Sexual (GPS), entre otros. Publicó Indicios (1984), Belvedere (1990, 1996), Ensayo y serenata (2009).

Hilda Rais nació en Buenos Aires en 1951 y murió ayer, 1 de octubre de 2016. Su vida estuvo marcada por la escritura y la lucha feminista. 

En 1974 fue una de las fundadoras de la UFA, (Unión Feminista Argentina), que debió disolverse al comenzar la dictadura cívico-militar de 1976. 

En 1979, aún en dictadura, junto a otras mujeres como Inés Cano, retomó el activismo formando el Centro de Estudios de la Mujer (CEM). En 1982 escribió de manera colectiva con otras tres escritoras (María Inés Aldaburu, Inés Cano y Nené Reynoso) Diario colectivo, una colección de ensayos, viñetas y relatos de contenido feminista. 

Después de la Guerra de Malvinas, cuando la dictadura comenzaba a retirarse, fue una de las fundadoras de Lugar de Mujer, que se constituiría en uno de los hitos del feminismo en Argentina, y el primer sitio con grupos de autoayuda para mujeres golpeadas. En ese momento formó también la Asociación Trabajo y Estudio sobre la Mujer (ATEM), que funcionaba dentro de Lugar de Mujer. Ya en democracia, integró la Comisión Pro Reforma de la Ley de Patria Potestad (1985).

Por entonces publicó el poemario Indicios (1984), más tarde vendrían Belvedere (1990, reedit. 1996), Salirse de madre (publicación conjunta) 1990, Locas por la cocina, ficción (1998), Ensayo y serenata (Ediciones del Dock, 2009). Les dejamos algunos poemas de su útlimo libro para recordarla

un ensayo es provocar la eternidad
y disfrazarse en la creencia
de que hay final
un día


ahuyentarlo
postergar
atacarlo
cultivar la renuencia
clavarse los puñales
repudiar pruebas de fertilidad
enfermarse

no tener ganas

lúcido veneno de incertidumbre
tanto trabajo

siempre se estrena
una vela



sobre la mesa de escribir debo tener
alguna cosa brillante pequeña
tenue reflejo del ataque de la luz



Hay este sabor planchado en mi boca de palabra,
leve, constante, pesada lasitud
¿la furia se anuncia con tanta calma?
mala espina el temblor que ofrece
iluminar de la costumbre plana
un relieve.


¿Esquivaré el mal paso?
Mortífera será la medianía.
Busca es difícil,
encontrar es peor.



Tanto tiempo mirando lo mismo.

Mientras duele
no quedarse los ojos muy cerca.

En convalescencia
la curva de una ola parece abrazo
y es rompiente.